Cómo elegir el mejor vino para cada ocasión

Aunque no parezca, elegir el mejor vino para la ocasión no resulta ser una tarea fácil. Precisamente, se deberá tener en cuenta si se trata de una cena íntima, una profesional, pero sobre todo, con qué comida se acompañará.

Una de las características más atractivas que tienen los mejores vinos argentinos es que si bien muchos se asemejan nunca son idénticos. Si bien resulta ser absolutamente difícil determinar cuál es el mejor vino para cada ocasión, ya que dependerá absolutamente del gusto personal, lo ideal es tener una idea general acerca de cuáles son las compatibilidades más genéricas.

El vino que mejor combina con cada sabor

Los vinos espumosos y secos por lo general son servidos con los aperitivos, pero también pueden ser utilizados para acompañar perfectamente a los mariscos, a las ensaladas y al pescado hervido, como así también a las pastas y el arroz con salsa rosa.

En cambio, los vinos blancos y secos también pueden utilizarse con mariscos o pescados hervidos, pero son absolutamente compatibles con las verduras al vapor. Por su parte, los vinos blancos y añejos son perfectos para acompañar las pastas con salsas y también los quesos de cabra fresco.

Los vinos rosados, con sabor delicado y suave, generalmente se combinan con jamón crudo y toda clase de embutidos. También se pueden beber junto con aves y carnes blancas, pues tienen una excelente combinación. Aquellos vinos que son más jóvenes y frescos, se suelen acompañar con frijoles, carnes blancas grilladas, sopa de legumbres y también con quesos añejos. Los vinos espumosos aromáticos y dulces, son perfectos para acompañar postres como así también ensalada de frutas, mousses o pasteles.

El vino ideal para una ocasión especial

En el caso de que se tenga una cita romántica, lo más recomendable es elegir un vino tinto intenso, ya que representa la pasión y además su alto grado de alcohol permitirá que la pareja se relaje en un tiempo prudencial.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que si se trata de una primera cita es aconsejable sentirse cómodo con el vino que se va a degustar. Es preciso que se conozca muy bien la marca y el gusto que presenta la bebida, para que todo salga según lo planificado y además para disfrutar al máximo de un momento tan especial.

Por otra parte, si la persona en cuestión nunca antes había probado ninguna clase de vino, lo ideal es que se elija uno suave y con notas absolutamente frescas para que su sabor no sea desagradable en una primera impresión.

De este modo, es importante aclarar que si se tienen en cuenta todos los consejos mencionados a priori, no tiene por qué surgir ninguna clase de inconvenientes a la hora de disfrutar de un buen vino.