Fotografía erótica, ¿vulgaridad o arte?

La fotografía erótica se ha estado imponiendo durante el último tiempo tanto en los escenarios relacionados especialmente con el arte, como en otra clase de espacios, entre los cuales se pueden incluir las redes sociales.

En otras palabras, este tipo de condiciones ha traído como resultado que la fotografía erótica encuentre una apertura considerable ante el público en general y no sólo durante los especialistas en el campo del arte. Una de sus consecuencias es que se discuta con frecuencia si este tipo de propuesta fotográfica es vulgar o si en verdad se trata de arte, porque de uno u otro modo se sigue relacionando con prácticas tabú, pero si recurres a barcelonaescorts tendrás chicas preciosas para hacer unas fotos espectaculares.

Cómo definir la fotografía erótica

En primera instancia, hay que empezar por recordar que la fotografía erótica es una clase de fotografía en donde se enseñe el cuerpo, pero que además implica la realización de poses eróticas y en la mayoría de los casos mostrando desnudos.

Un dato interesante, es que la fotografía de este tipo nació durante la primera mitad del siglo XIX, así que no es tan reciente como algunas personas pueden llegar a pensar. Lo que sucede en el mundo contemporáneo, es que las facilidades para acceder a cámaras fotográficas de alta calidad y las comodidades para distribuir y viralizar el contenido, han hecho que se ponga el foco en esta propuesta.

Fotografía erótica: Arte

Para resolver esta pregunta, afirmamos que la fotografía erótica es arte, mientras se mantenga la esencia de esta propuesta fotográfica, ya que siempre se pueden encontrar trabajos en los que se recaiga en la vulgaridad (aunque en el arte estos límites son difusos).

A grandes rasgos, el objetivo consiste en poder presentar una visión elegante, delicada, discreta y sobre todo en condiciones de libertad respecto a lo que el cuerpo humano significa. En otras palabras, es una demostración que se puede admirar de la desnudez, la sensualidad e incluso del erotismo, sin que necesariamente se sea vulgar.

Así mismo, este tipo de fotos son una demostración que en la belleza natural que hace parte del cuerpo de cada persona se puede fotografiar sin temor de pensar que ese estado rompiendo con la privacidad de ese cuerpo y es un modo de rendir tributo a las características fisiológicas de los cuerpos. Igualmente, en la mayoría de estos trabajos lo que se pretende es más que nada sugerir antes que mostrar.

En conclusión, el interés radica en acentuar la sensualidad de la persona, en la mayoría de los casos optando por un desnudo, pero sin que lo anterior implique que se caiga en lo sexual. Por lo tanto, en estas condiciones es claro que la vulgaridad no hace parte del concepto.