Modos de adquirir la nacionalidad española

Poseer la nacionalidad de un país significa tener un vínculo jurídico que une a la persona con el estado y esto tiene como consecuencia una bifurcación en la que, por un lado, se trata de un derecho fundamental recogido en el art. 15 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y por otro, en constituir el estatuto jurídico de las personas. Al tener este vínculo, la persona goza de unos derechos que debe aportarle la organización estatal a la que se pertenece y por el otro lado, el país le impone el cumplimiento de una serie de deberes y obligaciones.

La nacionalidad, en conclusión, va más allá de una simple autorización de residencia o al trabajo, sino que es la máxima integración de una persona jurídica en una organización estatal. Es tan relevante que el artículo 11 de la Constitución remarca que la nacionalidad española se adquiere, se conserva y se pierde de acuerdo con lo establecido por la ley. Por eso es importante recordar los requisitos para la nacionalidad española y así tenerlo todo bien claro.

Motivos de adquisición de nacionalidad

La nacionalidad española se puede adquirir por diversos motivos que son los siguientes:

Nacionalidad por residencia

Una persona que resida en España de manera legal durante mínimo diez años continuados puede reclamar la nacionalidad española, siempre que ocurra inmediatamente a partir de esos 10 años. Estos diez años tienen varias excepciones:

+ Cinco años: para aquellas personas que posean la condición de refugiado

Dos años: para los nacionales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o personas de origen sefardí.

+ Un año:

  • El que, en el momento de la solicitud, lleve un año casado con un español /a y en ese momento no haya separación.

  • El viudo/a de española o español, si en el momento de la muerte del cónyuge no estaban separados.

  • El nacido fuera de España de padre o madre, (nacidos también fuera de España), abuelo o abuela, siempre que todos ellos originariamente hubieran sido españoles.

  • Aquel que ha nacido en territorio español

  • El que haya estado sujeto legalmente a la tutela de un ciudadano o institución españoles durante dos años consecutivos, incluso si continuare en esta situación en el momento de la solicitud.

Nacionalidad para españoles de origen

Ser españoles de origen puede significar dos cosas:

  • Aquella persona que uno de sus dos progenitores como mínimo, es español.

  • Aquellas personas que han nacido en España pero cuyos padres son extranjeros si, al menos uno de los padres, ha nacido en España. En este caso se exceptúan los hijos de diplomáticos.

  • Aquellas personas que han nacido en España, son hijos de padres extranjeros sin nacionalidad (apátridas).

  • Aquellos menores nacidos en España, los progenitores de los cuales se desconoce la identidad.

  • Aquellos menores de edad adoptados por un español.

Nacionalidad por posesión de estado

  • Aquellas personas que ya hayan poseido y utilizado la nacionalidad española de forma continuada y de buena fe podrán reclamar el derecho a la nacionalidad de nuevo.

Nacionalidad por opción

  • Aquellas personas que estén o hayan estado sujetos a la patria potestad de un español.

  • Aquellas personas cuyo padre o madre hubiera sido español y hubiera nacido en España.

Nacionalidad por carta de naturaleza

Esta forma de adquisición de la nacionalidad, tiene carácter graciable y no se sujeta a las normas generales de procedimiento administrativo. Será otorgada o no discrecionalmente por el Gobierno mediante Real Decreto, tras valorar la concurrencia de circunstancias excepcionales.